Archivos Mensuales: noviembre 2015

Evocaciones de la noche…

images

Ahora justo ahora comienzo a amar la noche, quizás porque sé que puedo recuperar el insomnio con el descanso del día, impulsar al tiempo a que devuelva ese mañana que deseo se convierta ya, en el mañana del mañana… quizás para poder contemplar, disfrutar y dar….

Como hacer para que estuvieras aquí …ahora mismo, me luciría en verte y sentirte degustar el sabor de las palabras que tengo atoradas para tí, solo con el desafío que complace a mis ojos de verse en los tuyos, solo por absorber tu expresión, típica de quien descubre en si mismo los sueños de vivir un día más de una forma diferente… a gusto.

Bendita la musa que llega justo en medio de la noche clara, impía y desinhibida de tanto descanso, que me tienta a mostrar el rostro indeleble de mi cuerpo desnudo esperando la entrega dulce y codiciada por ti…

Ay! si estuvieras aquí, hoy, ahora…. te rompería la cascada de sentimientos ocultos y de puras confesiones que se hacen sentir…. solo cuando tus labios despiertan.

Hambre de ti

Locuras que son poesía

Hambre de ti

Tengo hambre de besos, de canciones, de historias
De esas horas valientes que desafían al tiempo
De espíritus con magia, y azúcares de glorias
Endulzando mi cuerpo sin perder un momento.

Tengo hambre de manos dibujando mis ojos
Retratando en sus lienzos mi pupila encendida
Deshaciendo en deseos sus sutiles antojos
Convirtiendo en colores mi silueta perdida.

Tengo hambre de sueños, de verdad, de futuro…
Tengo,
Hambre de ti.

Ver la entrada original

Versos a la esperanza

Locuras que son poesía

nunca más solos

“Hay locuras para la esperanza” (SR)

La noche se despierta,
Van y vienen sus pestañas.
Sus negrísimas cejas compiten con el augusto arcoiris.

Se acicala la noche, coqueta y delicada;
Apresura sus pasos para que el día no se le adelante.
Asustada, la noche corre. . . !CORRE¡
Ha dejado por siempre el fiel caparazón de virgen hechizada.
Ahora sólo puede pensar en constante,
En delirar imperios para magnificar su historia.

La noche grita: – ¡hoy necesito un nuevo corazón¡-
Se le ha quedado hueco el sentimiento, y vacío el consuelo.

La noche se desviste,
Ha intentado buscar nuevos colores para su fausto velo,
Mas no le sirve el verde (demasiada esperanza),
Ni el rojo (pasión exagerada),
Ni el azul (búsqueda de lo triste que no se extingue nunca)
Mucho menos encuentra algún sosiego con la propuesta blanca
(ningún color es suficiente para expresar sus sueños)

La noche vuelve a…

Ver la entrada original 69 palabras más